Dulce de Membrillo

Dulce de membrillo artesano, dulce tradición

Con el final del verano y la llegada del otoño llegan estos espectaculares frutos de una curiosa planta familia de las rosáceas emparentada con el manzano y el peral, la Cydonia oblonga conocida como membrillero. Quizás en estos desconocidos parentescos radica la belleza del árbol en floración y las características y peculiaridades de sus frutos.

Quince flower

Quince flower by Marc Banks

Su fruto, el membrillo, es de color amarillo-dorado brillante cuando madura y está listo para su recolección, su tamaño puede llegar a ser muy voluminoso superando los 15 centímetros de ancho o alto en las piezas mayores.

Es un fruto típico del otoño que a diferencia de la gran mayoría de las frutas no se come crudo, entre otras cosas por la dureza y textura arenosa de su carne pero también por su amargor y ácidez, debida a la baja cantidad de azucar que contiene, tan solo un siete por ciento. Es por esto por lo que se consume habitualmente cocinado de diferentes formas, cocido, asado, confitado, en mermeladas o chutneis, donde sin embargo resulta delicioso.

El membrillo es una fruta que destaca por ser una buena fuente de minerales como el potasio, presenta también algo de vitamina C y un alto contenido en fibra, por sus compuestos de pectina y mucílagos, además de taninos con propiedades antioxidantes. Su fibra favorece la absorción de los carbohidratos, por lo que es recomendable en las dietas para diabéticos; facilita la rapidez del tránsito intestinal y ayuda a disminuir los niveles de colesterol en la sangre. La fibra y los taninos son sustancias que aportan propiedades astringentes por lo que ayuda a controlar los trastornos gastrointestinales. También contiene ácido mágico como parte de su pigmento vegetal, da sabor a la fruta, tiene propiedades desinfectantes y favorece a la eliminación de ácido úrico.

Por sus cualidades energéticas es ideal para deportistas, estudiantes y personas con un alto desgaste físico.

Nosotros hemos seleccionado un dulce de membrillo artesano que se fabrique fiel a la tradición familiar que existe en nuestra gastronomía ligada a este fruto. Tradiciones y elaboraciones que se han transmitido de generación en generación hasta llegar a nuestros días.

La calidad comienza en las plantaciones de membrillos donde cada año en el mes de septiembre los frutos son seleccionados a mano en el árbol en su momento justo de maduración, para lograr en el fruto las texturas, aromas y sabores deseados.  Durante el proceso de fabricación los frutos son nuevamente clasificados por operarios especialistas que retiran los que no cumplen los requisitos de calidad.

Los membrillos finalmente seleccionados son pelados y separados de sus respectivos corazones con el objetivo de que los trozos de fruta vayan limpios de motas negras (envolventes de la semilla) que incidirían negativamente en el sabor del dulce. Por último el dulce de membrillo se somete a un proceso de ebullición breve, que tiene como objetivo además de esterilizar el producto fabricado, evaporar el exceso de agua, completar la cocción del fruto y hacer homogénea la mezcla de azúcar y membrillo.

Un pequeña y familiar empresa de Puente Genil, Cordoba, ha sido nuestra elección para haceros llegar  este delicioso y tradicional dulce. Una empresa cuyo origen se remonta a 1914 cuando Don Antonio Aguilar Berral, su fundador, decide producir carne de membrillo, bajo la marca San Antonio, de una calidad muy superior a la conocida hasta el momento. La explotación de sus propias plantaciones frutales le permitían, desde el origen, realizar una cuidada selección del fruto que pronto se puso de manifiesto en la calidad final del producto. Casi 30 años después, en el año 1941, su hijo Don Francisco Aguilar Berral, tras un viaje a Venecia, decide cambiar la denominación de la empresa y así nace la marca, La Góndola, denominación que ha perdurado hasta nuestros días y que sigue fiel a sus principios de calidad.

Podéis encontrar y adquirir los diferentes formatos en nuestra tienda en la sección de Dulces > Membrillos, animaos a probarlo solo o combinado con algunos de nuestros Quesos, os aseguramos que no os decepcionarán.

Como veis en la imagen superior, la lata pintada puede ser además una fantástica opción para regalar.

Foto de cabecera: Quince – Membrillo by Rebecca Siegel

Share

Deja un Comentario

*