Viñedos de Talai Berri

Bodega Talai Berri, reinventarse manteniendo la tradición

Manteniendo la tradición, la familia Eizaguirre han desarrollado nuevos y fantásticos productos que, desde la innovación, refuerzan el carácter e identidad de su marca.

Hace mas de 40 años que Bixente, cuarta generación de la familia Eizaguirre,  se dedica a fabricar txakoli, y veinte que lo hace en su bodega Talai Berri. Esta se encuentra en Zarautz, precioso pueblo costero de la provincia de Gipuzkoa. Desde ella se pueden contemplar las mas de 12 hectareas de viñedos donde se cultivan las uvas para fabricar sus fantásticos productos.

Bodega Talai Berri

Como sabéis, o como pronto descubriréis, el txakoli de Talai Berri tiene una justa y merecida fama por su calidad, fama que la familia Eizagirre ha sabido mantener hasta posicionarse como uno de los grandes productores de este “peculiar” vino.

Hubiera sido fácil que las dos hijas de Vicente, quinta generación, se hubiesen limitado a mantener el posicionamiento que su familia ha conseguido para su producto, pero la inquietud, unida al conocimiento técnico y extensa formación en la materia,  de Itziar, la enóloga, y la apuesta por saberse capaces de innovar y seguir sorprendiendo de Onditz, en la parte comercial, han dado lugar a nuevos productos.

Asi, manteniendo la tradición que su aita (padre) sabe imprimir a todo lo que lleva el sello Talai Berri, han desarrollado nuevos productos que, desde la innovación, refuerzan el carácter de su marca. El txakoli tinto, un apuesta diferenciadora de esta familia realizado con las uvas de cepas seleccionadas de Hondarribi Beltza, sus dos vinagres Tantta, tan ricos como sorprendentes o el Lamin Ura, estupendo orujo elaborado con la misma uva con la que se produce el txakoli blanco.

Depósitos de fermentación del Txakoli

El txakoli es un vino blanco, joven, afrutado y con una peculiar acidez que lo convierten en ideal para acompañar un aperitivo ligero como para saborear una comida mas contundente. No dejéis de probarlo acompañado de una buena conserva de marisco o de pescado, o de un buen queso de la tierra, por ejemplo un idiazabal acompañado con miel o con membrillo. Si queréis sorprender con otros productos de Talai Berri como una apuesta para una original sobremesa, que puede acabar con un Lamin Ura, un orujo realizado íntegramente con orujo de uva Hondarribi Zuri que os sorprenderá por su carácter y suavidad.

El txakoli se debe servir ligeramente “roto” desde un palmo de altura, no más, para dejar salir el carbónico y apreciar sus aromas. Podéis adquirir cualquiera de los productos de Talai Berri en gastromaniacos y probar este vino tan característico de Euskal Herria o cualquiera de sus productos, estamos seguros que no os dejarán indiferentes.

Share

Deja un Comentario

*